Sinopsis

Dos años después de iniciar la Guerra, el abril del 1938 y por orden del presidente de la II República, fueron llamados al frente los soldados nacidos entre 1920 y 1921.

El Noi, trastornado y triste sin entender la situación que le toca vivir, termina de poner una muda, la cantimplora y la taza dentro de la mochila. La madre apoyada en el marco de la puerta, con un pañuelo en la mano, se lo mira llorando.

De forma precipitada e incomoda se abrazan. La madre, estalla a llorar y se queda desencajada y sola.

Después de un largo camino, el Noi se da cuenta que al frente la veteranía es un valor muy preciado.